Un exprimidor para toda la vida

Un exprimidor para toda la vida

Seguro que has leído alguna vez esas teorías sobre el diseño y fabricación de un producto pensado para tener una vida finita. La idea es que, una vez estropeado, tendrás que adquirir otro. Se llama obsolescencia programada. El término surgió allá por 1932, cuando un señor llamado Bernard London propuso (nunca pasó de teoría) que una de las maneras de terminar con la Gran Depresión fuera el establecer por ley que todos los productos se diseñasen para tener una vida finita y, de esta manera, incentivar la economía.

De lo que estamos convencidos es que si el señor London hubiese nacido unos años más tarde, no se le hubiesen ocurrido estas teorías si por la mañana se hubiese preparado para desayunar un zumo de naranja con una Braun CJ3050, la máquina conocida como la Citromatic de toda la vida. El caso es que parece increíble como un electrodoméstico diseñado hace ya 45 años (¡es de 1970!) esté año tras año en el mercado sin prácticamente modificaciones.

Si escarbas un poco en la historia industrial, verás que es obra del conocido Dieter Rams, uno de los padres del funcionalismo alemán, el hombre que como jefe de diseño de Braun llevó a la compañía a su máximo esplendor con el racionalismo como bandera. Rams no solo es el autor de los diez principios del buen diseño (que sea innovador, útil, estético, comprensible, discreto, honesto, duradero…), sino que su nombre ha sido constantemente citado como una influencia imprescindible para los máximos responsables del diseño en Apple.

En el caso de los exprimidores de zumo, Rams aplicó su máxima de que en un diseño hay que ir más allá del tradicional menos es más: “yo prefiero menos, pero con mejor ejecución”. La CJ3050 basa en un potente motor de 60w su parte fija y dos sencillos elementos extraíbles y lavables (y por lo tanto, susceptibles de comprarse como recambios) en su parte móvil. El resultado es un electrodoméstico que en algunas viviendas ha alcanzado realmente más de treinta y hasta esos cuarenta años de vida útil.

Además de su gran clásico, Braun dispone de otros dos modelos de exprimidor que, diseñados años más tarde, incluyeron ya la posibilidad de regular la cantidad de pulpa que quieres se cuele en tu zumo.

En Visanta disponemos también de excelentes modelos de exprimidor de Philips, entre los que destacan el HR2752, con un motor de 85 watios y un diseño que precisamente moderniza el Citromatic de toda la vida. En color negro, tiene un look elegante que se convierte en objeto decorativo, además de práctico, en tu cocina. Todo un acierto.

Sobra decir todas las propiedades que el zumo de naranja y de limón tienen para tu salud. Eso ya lo sabes. Vale la pena (y es más barato y sano, sin duda, que comprar zumos refrigerados exprimidos) dedicarle cada mañana tres minutitos a exprimir tus dos o tres naranjas para salir de casa con un buen chute de vitamina C. Además, como puedes ver, puedes hasta hacerlo con electrodomésticos que ya son parte de la historia del diseño industrial.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *